@evidente  

Martes 01 de Diciembre del 2020

Clima: 7°C

López Obrador: en sus propias palabras

Fue un extraordinario ejercicio periodístico el que realizó Milenio el miércoles pasado, al sentar a seis periodistas y analistas serios y destacados, a dialogar y debatir con Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial de Morena, puntero de todas las encuestas, y seguro triunfador si hoy fueran las elecciones.

Y fue extraordinario porque la dinámica permitió que el candidato se desnudara en cuanto a ideología y propuestas de gobierno, con bastante tiempo, sin limitaciones, y con agudas, inteligentes y en ratos hasta feroces preguntas de los analistas. Vaya, fueron muy buenos rounds en donde el único ganador fue el público; ganamos todas y todos, pues ahora tenemos más elementos de análisis para tomar decisiones.

Desde luego, esperaríamos que el mismo ejercicio se repita con Ricardo Anaya, José Antonio Meade, Margarita Zavala, y con el Bronco si logra que se modifique lo de su registro.

A continuación le comparto mis comentarios sobre varios de los planteamientos que realizó Andrés Manuel.

AMLO: “Nos han hecho creer que la corrupción es la mordida, pero lo que mas daña en este sistema político son los robos que se hacen arriba”.

Mi comentario: sin duda, el pacto de impunidad que AMLO refiere es sumamente dañino; gracias a ello, la corrupción dejó de ser una fiesta privada para convertirse en una orgía pública. Y claro, arriba se negocia mucho más que abajo. Sin embargo, hará falta mucho más que el ejemplo de Andrés Manuel para erradicarla, es también un tema del sistema educativo, pero sobre todo de educación familiar, de los valores que se inculcan en el hogar, lo cual está hoy extraviado por completo. Y por eso.

AMLO: planteó eliminar la pensión de los ex presidentes, señalando que en algunos casos, según el personal que tienen a disposición, llega a ser de hasta cinco millones de pesos al mes.

Mi comentario: excelente propuesta, es un tema que debe ajustarse. En lo personal, creo que el Estado debe de garantizar la seguridad de los ex presidentes, sin duda que sí, pero no su comodidad ni su lujoso porvenir. Opino que sí tengan una pensión, pero hasta que lleguen a los 65 o 70 años de edad, como el resto de la población. Creo que a Salinas lo jubilamos desde los 46 o 48 años, lo cual es una barbaridad. Hay que debatir el tema con seriedad y acotarlo a los estándares internacionales, que son mucho más moderados que los nuestros.

AMLO: “No se puede hacer una reforma educativa sin los maestros, es sentido común”.

Mi comentario: pésimo argumento; o tiene una visión muy limitada del tema, o es una declaración para jalar votos del magisterio. La reforma adecuada no es la que propongan los maestros, ni los alumnos, ni los padres de familia, ni el sindicato, ni el secretario en turno, sino la necesaria para que los estudiantes mexicanos tengan las capacidades para competir con éxito en la economía mundial de los próximos 20 y 30 años. El diagnóstico correcto no es el que nos guste en México ni el que opinemos la mayoría de los mexicanos, sino el que la competitividad global plantea. Es uno de los temas fundamentales por los que hoy carecemos de competitividad en muchos sectores, porque no fuimos preparados adecuadamente. México no juega solo en el mundo.

AMLO: “Se equivocan menos los ciudadanos que los políticos”.

Mi comentario: es un planteamiento totalmente populista, para dorar la píldora con el asunto de que todo se someta a consulta del “pueblo”. ¡Imagínese, si así fuera, no habríamos tenido tan malos gobiernos, seríamos un país de maravilla; pues si a todos los pésimos gobernantes y legisladores los hemos elegido nosotros! Desconozco quién se equivoque más de los dos, pues no creo que nadie lo haya medido, pero, la historia y la realidad, no solo de México sino de la humanidad, demuestran que el “pueblo” no está preparado para tomar las decisiones fundamentales, mucho menos por mayoría y a mano alzada. ¿O usted se siente capacitada o capacitado para argumentar y decidir sobre macroeconomía, viabilidad actuarial de los sistemas de pensiones, ingeniería constitucional, hidrocarburos, infraestructura, crecimiento demográfico, pobreza, salud pública y muchísimos temas más? No creo que nadie lo estemos, para eso hay especialistas y buenas prácticas internacionales, entre otros aspectos.

AMLO: comentó que todos los jóvenes que quieran estudiar, deben de tener un espacio en la universidad, aún sí no poseen el talento y/o los méritos académicos para ello, pues un pedagogo de su confianza, le garantizó que se pueden ir nivelando poco a poco. También dijo que prefiere becarios a sicarios.

Mi comentario: es una aberración, un espanto su declaración. La universidad no es para todos los que quieran ir, sino únicamente para quienes también puedan con el reto académico, y siempre de acuerdo a las necesidades y oportunidades del mercado laboral y del ecosistema emprendedor. Una sociedad necesita que la gente trabaje en muy diversos ámbitos y oficios, no solo como profesionista. Ser sicario no es la única “otra opción”. La historia demuestra que mandar a todos los jóvenes a la universidad, y presionar a las universidades para que los acepten y luego para que no los expulsen, solo produce un montón de personas con título universitario, que están muy poco calificadas y son nulamente competitivas, además de estar frustradas porque no encuentran trabajo, y mucho menos trabajo bien pagado. Brasil como país, y el Estado de Chihuahua en nuestro México, son un buen ejemplo del desastre que se genera con este tipo de políticas populares pero ineficaces. ¿A poco como sociedad vamos a egresar médicos e ingenieros solo para que los jóvenes no estén de ociosos? ¿Se imagina la calidad de sus conocimientos?

AMLO: comentó que quiere pasar a la historia como Hidalgo, Juárez o Madero, pues afirmó que haría la cuarta gran transformación de México, y que no quiere ser un presidente mediocre.

Mi comentario: es excelente su diagnóstico y también su ambición, en el buen sentido de la palabra, pues eso nos hace falta, gente que quiera trascender más allá de su época, políticos que quieran agregarle valor a su país, no solo a su persona. Andrés Manuel tiene el diagnóstico correcto, pero desafortunadamente propone las soluciones equivocadas. Acierta en mencionar a Lázaro Cárdenas como el mejor presidente del Siglo XX, el problema es que quiere transformar a México con las mismos postulados del General, siendo que ya pasaron 78 años desde que terminó su mandato. Algo ha cambiado el mundo en ese tiempo. Y López Obrador lo sabe, porque posee gran cultura, solo que como no le gusta, pues se niega a aceptarlo. Y ese es el peligro.

AMLO: mencionó que por el combate a la corrupción, ahorraremos 500,000 millones de pesos como país, y que ello servirá para financiar sus propuestas.

Mi comentario: excelente ahorro, ojalá se logre, y si es más pues mejor. El problema, es que con ese dinero no alcanza para financiar todo lo que propone. Simplemente, durante el programa, se lo gastó como dos o tres veces en proyectos y proyectos. Entonces, o a AMLO no le importan los balances fiscales y nos va a meter en un gravísimo problema de deuda pública, o nos está engañando y sí planea realizar las reformas hacendarias que tanta falta nos hacen. Es un grave peligro sujetar las finanzas públicas a caprichos personales. Ni las personas, ni las empresas, ni los países, pueden comprar todo lo que se les de la gana si no tienen el dinero para pagarlo, es así de sencillo.

AMLO: Comentó que cancelará o modificará sustancialmente la reforma energética, el proyecto del nuevo aeropuerto, quizás el INAI y en general todo lo que él cree que está mal, que por cierto es todo, pues sostuvo que hoy absolutamente todo está mal en el país, que no hay nada bueno, salvo el cuidado a los animales y la cultura ecológica.

Mi comentario: pésimo mensaje para la inversión en el país y para la imagen de México en el mundo. Es muy sano que se hagan modificaciones para mejorar y para eficientar el funcionamiento de acuerdo a las mejores prácticas internacionales, pero no para cerrarnos a la globalidad y para ejecutar un programa de desarrollo al gusto de una persona; por cierto, un programa de desarrollo que no se aplica con éxito en ningún país del mundo, sino todo lo contrario. En la charla, AMLO se muestra con poco interés en la división de poderes, en las instituciones y en general en todo aquello que no lo apoye y que no coincida con su visión. Cualquier persona que discrepe de sus planteamientos en automático deja de ser “pueblo” y se convierte en “régimen”, “mafia”, “beneficiado del sistema”, “ciego” y demás. Vaya, radicalismo en extremo, el país antes y después de mi, populismo puro.

AMLO: aseveró que como país, hace mucho tiempo que no tenemos un programa de desarrollo propio, y que por eso él ya hizo uno, mismo que será implementado y apoyado mediante la consulta al “pueblo”.

Mi comentario: vaya que somos un pueblo especialista, es lo que hacía falta, que nos preguntarán hacia donde queremos ir. Si somos tan especialistas y sabios como pueblo, ¿por qué hemos elegido gobiernos tan malos por tantos años; por qué hemos permitido que la clase política haga lo que ha hecho; por qué no le hemos sugerido a nuestros presidentes que nos pregunten cuál es nuestro lugar en el mundo? Sobre lo del programa de desarrollo, ¿Será que tenemos tantos años sin uno nacionalista, porque son precisamente los mismos años en que el mundo cambió y México tuvo que incorporarse y competir en el entorno global?

Mis conclusiones:

  1. 1. Se habló de bastantes más temas, todos importantes.
  2. 2. Hizo falta que le preguntarán sobre economía familiar y sobre políticas públicas para mujeres y niñas, creo que hubiera sido interesante conocer sus propuestas.
  3. 3. Ojalá que en Milenio sean igual de feroces con los demás candidatos y candidata, reitero que hacen falta estos ejercicios de debate.
  4. 4. Opino que AMLO tiene el mejor de los diagnósticos, pero la peor lista de soluciones. Sus propuestas son de una época que ya no existe y representan un grave riesgo para las libertades económicas de los muchos que sí queremos batallar, trabajar y salir adelante.
  5. 5. Ni hoy en día, ni nunca en la historia de la humanidad, ha existido un país que haya progresado con propuestas de este tipo. Al contrario, todos los casos han sido de rotundo fracaso. En la actualidad, los países en donde se vive mejor, aplican políticas públicas totalmente opuestas a lo propuesto por Andrés Manuel. Hacia allá tenemos que aferrarnos a ir, aunque todavía no haya quién nos lleve.
  6. 6. Pobre de nuestro México, sostengo que no tenemos opciones útiles, pues o seguimos igual de mal con el PRIAN, o empeoramos con AMLO.

Amable lector, recuerde que aquí le proporcionamos una alternativa de análisis, pero extraer el valor agregado, le corresponde a usted.

bannerPie noticiasTrending