Skip to main content

Atracción de lujo: el tren que no va a ninguna parte

Sudáfrica ofrece algunos de los viajes en tren más lujosos y nostálgicos del mundo. Pero para algunos entusiastas, un tren que no va a ninguna parte es la atracción estrella del país.

Kruger Shalati: El Tren del Puente es un hotel situado en Skukuza, en el Parque Nacional Kruger, una de las mayores reservas de caza de África y Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Consta de un conjunto de vagones de tren renovados en 24 modernas suites con balcones y una piscina con vistas al río Sabie, y combina un alojamiento de lujo con una visión íntima de la vida salvaje, incluidos avistamientos de los «Cinco Grandes» de África: leones, leopardos, rinocerontes, elefantes y búfalos.

Jerry Mabena, Consejero Delegado de Motsamayi Tourism Group, propietaria del hotel, afirma que la aventura se remonta a los primeros tiempos del parque, cuando los trenes de vapor pasaban por Kruger en los años 20 en la línea de ferrocarril de Selati.

Antes, los trenes eran vitales para los turistas que accedían a Kruger, e incluso aparcaban durante la noche en el mismo puente donde hoy se encuentra el hotel. Una nueva línea de ferrocarril construida en los límites de Kruger en la década del 1970 jubiló la línea y el puente de Selati, pero en el 2016 se formó una idea para restaurar el puente y devolverle su antiguo esplendor.

«La idea para nosotros era recrear la experiencia de una forma u otra», dice Mabena. «Cuando tuvimos la oportunidad de comprar vagones viejos inactivos a Transnet -que es nuestro operador logístico ferroviario en Sudáfrica- no pudimos decir que no a la idea».

Los interiores de los vagones se han renovado con un acabado moderno, aunque con algunos toques Art Déco («intentábamos encontrar un aspecto que no fuera colonial», dice Mabena).

Si los huéspedes dejan las cortinas abiertas, pueden despertarse con el amanecer y ver los primeros signos de vida en el exterior desde los ventanales orientados al este. El río es un foco de vida salvaje, lo que significa que los huéspedes pueden pasarse el día tumbados en los balcones o nadando en la piscina mientras observan la actividad que hay debajo.

«Tener hipopótamos gruñendo bajo el carruaje atrae a gente que quiere estar en la naturaleza pero no sumergirse en ella», dice Mabena. No obstante, muchos visitantes se calzan las botas y se adentran en la sabana con un guía en un safari.

Para implicar a la comunidad local en la empresa, se contrató a Thuli Mnisi, uno de los guías más veteranos. Mnisi había trabajado como guía para otras empresas desde el 2014 antes de incorporarse a Kruger Shalati. «Es totalmente diferente a otros lodges», afirma. «Cuando los huéspedes visitan el tren por primera vez, es impresionante, la vista es única».

El Parque Nacional Kruger permite hacer safaris en auto, pero Mnisi dice que no hay nada como tener un guía. «Nos comunicamos entre nosotros, sabemos dónde podemos encontrar a los animales», afirma.

«Si vas en auto, puedes pasear por el Parque Nacional Kruger, que es muy grande. Si vas con un guía, ellos saben lo que hacen, saben dónde encontrar qué y exactamente a qué hora».

Los jardineros han plantado especies autóctonas en los terrenos del hotel y cultivan un huerto, cuyos productos se utilizan en el restaurante de alta cocina del Kruger Shalati. Entre las exquisiteces locales que se sirven en este refinado entorno destacan el cocodrilo, el venado y el carpaccio de springbok.

«La madre naturaleza es la verdadera artista», afirma el chef Vusi Mbatha. «Es una de esas filosofías que compartimos: tomar ingredientes sencillos y transformarlos en algo asombroso».

  • Creado el
  • Visto: 68