@evidente  

Martes 01 de Diciembre del 2020

Clima: 6°C

-Usa todo el poder en embate vs periodistas No dejó evidencia ni de un atentado sufrido -15 años después descubren ilegalidad de centralita -Ya hay caballada morena por la capital

Con todo el poder político y económico del estado usados como pocos de su clase para objetivos personales e individuales, Javier Corral Jurado ha convertido en propia aquella célebre frase de ¡gánale al PRI!, que recorrió la nación durante décadas.

El gobernador no lucha por esclarecer la verdad sobre las publicaciones periodísticas que señalan graves irregularidades y mediocridad en su desempeño, sino en imponer su enfangada retórica como prueba irrefutable en los temas abordados. De ahí se lanza a la advertencia, al ataque y a la agresión sin más pruebas ante los mexicanos que su palabra.

Suponiéndose un funcionario público chihuahuense de horario completo, ahora sabemos que usa tiempo por el que cobra un sueldo del erario para litigar en los Estados Unidos publicaciones en México sobre sus operaciones inmobiliarias llevadas a cabo en Ciudad Juárez. Y lo peor, oculta el origen de los recursos para sufragar el pleito.

Exige a El Diario mediante emplazamientos legales interpuestos en El Paso, Texas, a rectificar la información publicada sobre el tema pero no se atreve ante sus gobernados y ante el pueblo mexicano a desmentir con datos fehacientes el contenido eminentemente periodístico.

No tiene para dónde hacerse en realidad. Apela exclusivamente a la retórica y al ejercicio autoritario del poder para tratar de intimidar e inhibir al ejercicio periodístico no sólo contra El Diario sino de muchos medios informativos más. Ha sido así a través de los tres años y meses al frente de la gubernatura.

Como defensa contra la publicación ayer sobre su enésima amenaza contra esta empresa, se apersonó Corral de nuevo ante su órgano de información pagado con millones del estado, el -Canal 28 de televisión-, y de nuevo repitió el estribillo de la extorsión como objetivo de El Diario.

Tampoco de ese dicho ha presentado el mandatario prueba alguna porque simplemente carece de ella. Insulta la inteligencia de los mexicanos con esa aseveración sin aportar fundamentos.

Su coraje es contra la libertad que en un país como México permite informar ilimitadamente a la sociedad sobre el desempeño de los servidores públicos. Su odio es contra el libre ejercicio del periodismo que hurga en su administración, que investiga profesionalmente y que publica sin cortapisas los resultados de las indagatorias.

El manejo de El Diario permanece a la vista literalmente de todo el mundo, el manejo del gobernador permanece escondido en el amedrentamiento, en la mentira y en el proverbial abuso del poder público.

***

Sería muy interesante que el jefe del ejecutivo estatal mostrara el procedimiento de investigación que utilizó para cerciorarse personalmente que Emilio García Ruiz está libre de polvo y paja en relación con García Luna.

Sobre todo porque fue una larga investigación -según él- que inició en la época de transición en 2016, que continuó con una cercanía, incluyendo llamadas telefónicas durante un atentado sufrido por el súper policía, del cual, por cierto, no hay evidencia alguna en internet.

Más aún, abonaría mucho a la transparencia de la cual presume, que se revelaran los nombres de las personas a quienes dice pidió recomendación en relación con García Ruiz, porque ese respaldo moral terminó por convencerlo no sólo de traerlo, sino de crear la Secretaría de Seguridad.

A García Ruiz seguramente se le hizo poco la designación como titular de un organismo desconcentrado como era y seguirá siendo la Comisión Estatal de Seguridad, en donde ya tuvo el banderazo para hacer chilar y huerto, y pasar por encima de Oscar Aparicio.

Ha dedicado mucho tiempo ya Javier Corral para defender a su nueva adquisición. La entrevista en Canal 28 del pasado miércoles no deja lugar a dudas. Mete las manos al fuego por él con una defensa a ultranza y sin duda alguna y hasta le sugiera que se defienda de El Diario.

Para no dejar el tema, de dicha entrevista televisiva con Sergio Valles, surge otro dato. Ha salido el peine. No da paso sin huarache.

Resulta que para amenazar y hostigar al Diario incluso fuera del territorio nacional mediante despachos de abogados norteamericanos, ha pasado la charola entre sus “amigos” para financiar estos ataques a la libertad de expresión.

Aunque no lo crea. Esos amigos deben ser muy pudientes y tenerle en verdad amistad, porque, él mismo lo dice, estos despachos salen muy caros.

Por eso afirma que “cuéstele lo que le cueste” defenderá su nombre en El Paso. Porque a él no le va a costar, y tal vez ni siquiera a sus amigos. Habría que revisar en el padrón de proveedores a quienes se les obliga a financiar devaneos jurídicos internacionales para defender lo indefendible.

***

Es increíble lo que ocurre con la Dirección de Desarrollo Urbano y Ecología Municipal. Después de tres años de estar al frente del mismo, Martín Valdez, apenas se da cuenta que la centralita de autobuses, ubicada a la salida a Cuauhtémoc, no tiene permiso para funcionar.

Pero el permiso es lo de menos: la centralita protagoniza un auténtico caos en la zona. Sobre la banqueta donde apenas podrían caber uno o dos autos, se instalan tres o cuatro autobuses de pasajeros.

El riesgo de accidente es mayúsculo. Los transeúntes apenas pueden caminar por el lugar y los pasajeros, suben y bajan, con maletas y demás equipaje, prácticamente en la calle.

Lo peor es que lo mismo ocurre en otros rubros. Bares funcionando a deshoras en la más completa impunidad, por ejemplo.

La centralita tiene funcionando en el lugar más de 10 años, 15 tal vez, tímidamente se fue instalando, hasta constituir una auténtica sala para atención de pasajeros, en la tolerancia de la autoridad municipal responsable, departamento que desde hace tres años tiene a Martín Valdez a la cabeza.

***

La imagen de personal de Servicios de Salud de Chihuahua aparece junto diversas recomendaciones sanitarias, corresponde a un anuncio contratado por el gobierno del Estado en You Tube.

Cuando usted reproduce cualquier video, existe la posibilidad de que le aparezca el anuncio gubernamental. Al final del mismo, en los créditos, logotipos del nuevo amanecer y gobierno del estado de Chihuahua.

Sigue el gobierno estatal equivocándose en materia de comunicación, con el diseño en redes sociales para efectos publicitarios.

El trasfondo es peculiar. El video donde se insertó uno de los anuncios es una entrevista al “Jefe” Diego, en el cual acusa a Felipe Calderón de conocer lo grave de García Luna, en el programa de Azucena Uresti en Milenio Televisión.

La desacreditación a Calderón es sin duda el descrédito al PAN. Es ineludible.

En la foto que publicamos en nuestra edición digital observamos a Gumaro Barrios, el jefe de epidemiología estatal.

***

El pasado miércoles por la noche en un escondido local comercial, propiedad de un regidor morenista, se reencontraron algunos de los integrantes de la asociación civil “Chihuahua Participa”, aquella que le dio el equilibrio ciudadano a Morena en las elecciones de 2018.

Fue un convivio informal para celebrar el año nuevo y poner la mira en el proceso electoral de 2021, que prácticamente ya está en marcha en los partidos.

Entre los más destacados asistentes estuvieron Avril Gómez y Omar Holguín, representantes en Chihuahua de la Secretaría de Gobernación y del programa Jóvenes Construyendo Futuro, respectivamente.

Ahí comenzó el análisis de hacia dónde habrá de inclinarse la agrupación. Pusieron sobre la mesa los probables contendientes de Morena a la Presidencia Municipal de la capital.

Los que aparecen mejor posicionados -desde la óptica de esa amalgama de morenistas y afines- son el exalcalde panista Juan Blanco, el coordinador de los diputados Miguel Ángel Colunga, el representante federal Marcelino Gómez y el excandidato Fernando Tiscareño. Aunque no necesariamente en ese orden.

“Tisca” cuenta con más presencia mediática, aunque tendría que trabajar más con la militancia morenista, mientras que Blanco Zaldívar carece de cualquier tipo de relación con Morena.

Colunga no trae tampoco presencia ni penetración en el partido, aunque mueve sus hilos desde el Congreso del Estado, y finalmente juega en contra de Gómez Brenes su escasa experiencia política y las pifias que ha cometido durante su gestión en la Secretaría de Bienestar.

Así se ve la caballada de Morena que va por la capital. Al menos es la fotografía actual. La valoración de cada aspirante y su posible designación dependerá no sólo del perfil que convenza al interior del partido, sino de las definiciones en el PAN, que ven como el rival a vencer. .

bannerPie noticiasTrending