Skip to main content

-Le pegan doble paseada y ni pío dice -Otto Valles y la politización de la justicia -Mal se ve la 42 sin auxiliar a sus jubilados -Nada de muertito en alberca Santo Niño

Hizo berrinche en redes sociales, pero terminó alineadito, tras la exhibida nacional por su flojera y desidia en el tema de seguridad.

La imagen es elocuente, levantando su mano con el rostro serio, pero sometido a los designios presidenciales. Estaba desarmado y expuesto.

Fue a una reunión del Consejo Nacional de Seguridad a escuchar las directrices de presidencia sin chistar.

Ni pío dijo. Se alineó completito. Quien usó la palabra fue el presidente de la Conago, el gobernador panista de Querétaro, que a lo más exigió respeto y evitar mezquindades.

Nada de la agresiva declaratoria en redes sociales del grupo de gobernadores panistas que defiende la flojera bajo el argumento de que no por mucho madrugar amanece más temprano.

Ese fue el nivel de la discusión desde la mañanera misma.
El presidente se apareció en la misma reunión para leerles la cartilla, darles a conocer un decálogo para la seguridad y pedirles trabajar en coordinación. Los volvió a exhibir con las reuniones diarias. Los paseó en sus propias narices y nadie dijo nada.

El único que levantó la cabeza con datos y argumentos de fondo, fue Alejandro Martí, como cabeza del Consejo Ciudadano, que denunció el abandono a las fuerzas estatales y municipales.

Antes Alfonso Durazo se fue a la yugular de los gobernadores y alcaldes por la falta de confianza ciudadana en sus cuerpos policiales.

Mientras le llovía sobre mojado, Corral hizo como que la virgen le hablaba. Sentado enseguida de Sheinbaum, muy modosito y disciplinado.

Sólo retomó la reunión para aplaudir el largo discurso presidencial de clausura de la reunión, que se extendió por media hora, muy sentado en el banquillo.

Funcionó sin duda la exhibida del día anterior, un estate quieto a los sublevados gobernadores que se niegan a levantarse temprano para trabajar.

 

***

La incautación del Rancho El Milagro en 2017 fue el inicio material de la persecución del nuevo amanecer en contra de Otto Valles, que culminó ayer en la madrugada con su detención.

El empresario parralense nunca se escondió ni pretendió huir de las investigaciones que se seguían en su contra, consistentes en prestanombres y simulación de contratos por 20 millones de pesos.

No traía consigo incluso un amparo que lo protegiera contra cualquier detención, que pudiera haberlo liberado por lo pronto de la cárcel.

Se paseaba en el día por las calles de Parral, atendiendo sus negocios, y nunca fue llamado por la autoridad.

Pudo ser arrestado en el día sin mayor problema. Pero el nuevo amanecer prefiere las sombras para realizar las detenciones, causar angustia y victimizar a la familia de los presuntos responsables de un delito.

Lo ha hecho con la mayoría de los detenidos con motivo de los expedientes X.

Valles se suma a la Operación Justicia para Chihuahua en una confirmación de una auténtica vendetta política, que ayer de nuevo acusaron Marcelo González Tachiquín y Jesús Manuel Esparza, desesperados desde el interior de una fría celda.

Hace Javier Corral precisamente lo que exige a nivel federal, la no politización de la justicia y la seguridad, a las cuales utiliza en su más completo beneficio de carácter político.

 

***

Es un auténtico crimen el maltrato que el gobierno del estado a través de Pensiones Civiles del Estado prodiga en Navidad a los jubilados y pensionados.

Son diez mil las familias en toda la entidad que no han recibido sus prestaciones anuales de aguinaldo, por un monto nada despreciable que llega casi a los mil millones.

En cada familia, son 15 ó 20 mil pesos, en algunas un poco más, que esperan para realizar pagos y sufragar gastos de fin de año.

Son esas personas trabajadores de la tercera edad en su mayoría que dependen de esta gratificación como único ingreso de fin de año.

Familias que esperaban esos recursos, que con las manos en la cintura el gobierno estatal evade su responsabilidad y excusa la espera de recursos federales para hacer frente al compromiso.

Los malabares en el manejo de recursos, con total discrecionalidad, abriendo un hoyo financiero para abrir otro carecen de cualquier justificación, más cuando tiene su origen en el capricho y desdén oficial.

Mal hace la sección 42 en convertirse en comparsa del nuevo amanecer en el maltrato vil a sus agremiados, en lugar de asumir acciones contundentes para obtener una resolución inmediata y no postergada.

Por menos que eso se le plantaron a Duarte por días en plena Aldama y Venustiano Carranza, y ahora, sólo hay tímidas manifestaciones en reuniones que son una auténtica simulación.

 

***

Los genios de Fernando Álvarez le prepararon una iniciativa muy creativa para crear más burocracia en el Congreso del Estado.

Es el Sistema Integral de Profesionalización, que no es otra cosa que el servicio civil de carrera ya existente, y que se ha convertido en palabra hueca.

No puede existir ni profesionalización ni servicio civil en un ambiente político destruido, en el cual se crean posiciones de primer, segundo o de cualquier nivel a contentillo de la fuerza predominante.

Los cursos basados en textos de Maxwell como “el poder de las relaciones” o inteligencia emocional, de poco sirven, cuando las posiciones dejan a un lado cualquier meritocracia y son cuates o parientes cercanos los usufructuarios de las plazas, que son un verdadero botín de guerra partidista.

La iniciativa, que poco tiene de novedosa debería partir desde la selección y remoción, en lugar de simular una civilidad y objetividad en la administración del Poder Legislativo, que no existe en la realidad.

 

***

La Villa Olímpica que se construyó en México comenzó el 2 de mayo de 1967 y fue terminada el 12 de septiembre de 1968, lista para que fuera inaugurada y sirviera de casa para las Olimpiadas de ese año.

Con más de 5 mil habitaciones, 2 mil 572 baños y 904 departamentos distribuidos en 29 edificios, el complejo levantado en lo que hoy es la Alcaldía de Tlalpan, se llevó un año y 4 meses de principio a fin.

El dato viene a cuento porque la alberca de Santo Niño -que ni es olímpica y algunos hasta dicen que ni siquiera es alberca- tiene un año y medio cerrada, para unas reparaciones que se llevarían unos cuantos meses, según el compromiso que hizo el director del Instituto del Deporte, Juan Pedro Santa Rosa.

El repentino cierre de la alberca fue en junio del año 2018, dejando a la deriva a cientos de usuarios niños, jovencitos y adultos de todas las edades, a quienes se les avisó de un día para otro que ya no tendrían ese lugar para terapias, deporte o pasatiempo.

Por ese tiempo Santa Rosa dijo que había filtraciones del agua contenida en la fosa que debían corregirse, además de arreglos necesarios para su buen funcionamiento. Entonces no quiso establecer una fecha de reapertura, sólo habló de meses.

En octubre de 2018 el funcionario estatal, uno de los inexplicablemente consentidos del gobernador Javier Corral, puso como fecha de término de los trabajos el mes de marzo de 2019.

En julio de este año se volvió a buscar respuesta del funcionario al retraso y no hizo otra cosa más que evadir cualquier cuestionamiento. Nadó de muertito, es el término adecuado. Luego salió con otra promesa: en octubre de 2019 ahora sí estaría lista. Y nada.

En ese otro punto caliente de Santo Niño -el primero es el del Centro de Atención Múltiple que se busca construir en contra de la gente de la colonia- se han ido más de 10 millones de pesos y hasta la fecha sigue sin poder funcionar.

La falta de planeación, de proyecto, de capacidad para gestionar y concluir obras, es evidente. Y es increíble que siendo la atención y promoción del deporte algo tan básico de la función de un gobierno, se deje en el abandono.

  • Creado el
  • Visto: 748