Skip to main content

Pemex, punto de quiebre

El domingo se cierra, en parte, una pretensión regresiva y lesiva para los mexicanos. La reforma de la CFE no pasó. Ahora asomémonos a otro agujero negro (como los galácticos).

Pemex al cierre de 2021 tenía deuda por 2.24 billones de pesos (bdp). De este gran total, aproximadamente el 21% es deuda de corto plazo (CP) y 79% de largo plazo (LP). La deuda de CP ha aumentado en este gobierno un total de 150%. En 2018 la deuda de corto plazo era de 191,796 millones de pesos (mdp), en 2019 subió a 244,924 mdp y en 2020 a 391,197 mdp, en 2021 creció a 486,333 mdp.

Cabe señalar cuál fue el error, hoy histórico, -porque será objeto de registro de lo que se hizo mal-. Pemex emitía bonos a tasa fija con plazo equivalente a lo que había que pagar en su vencimiento; es decir, empezaron a cambiar deuda de renta fija -como la tradicional que se emite en bonos- por deuda bancaria ¡con créditos revolventes! En esa etapa, Pemex, por supuesto, perdió su calificación crediticia (por demás explicarlo).

La pandemia y el confinamiento obligado llevaron a producir menos petróleo, que aunado a la pérdida de su grado de inversión, le impidieron cambiar el esquema de créditos revolventes, lo cual implicó no poder pagar intereses que subían y subían al elevar los bancos centrales sus tasas, ¡de terror!

Pero lo peor: La deuda de LP, aunque se redujo en 2021 un 6% quedando en 1.76 bdp, luego, el segundo error catastrófico: al ser canceladas las rondas y terminar las asociaciones estratégicas, los potenciales inversionistas exigieron mayor tasa de interés para invertir su dinero.

Entonces, aunque muy onerosa y cara, la deuda de CP no es el problema, aunque caro, es posible, pero la de LP, en especial los vencimientos de 1 a 5 años tendrán que pagarse con dinero de nosotros; es decir, con transferencias del gobierno a Pemex.

El error del cambio a créditos revolventes se volvió una pesadilla para Pemex, para el gobierno y para todos, pues ahora es una empresa con Deuda, que le urge transformación industrial y no tiene con qué. Un sindicato oneroso y por demás numeroso, y relaciones laborales leoninas son el verdadero problema de fondo y no se está haciendo nada, solamente estamos a flote por lo que el gobierno inyecta para pagar compromisos (interés), pero el hoyo se hace más y más profundo.

Estamos ante el fracaso total de esa industria o en peligro de que el gobierno recurra a medidas extremas. A Pemex ni mi abuela Simona con su hierba machacada y cuya pulpa ponía en las plantas de los pies, su vaporou y su yodex podría salvarlo.

Terquedades

No pasó la reforma eléctrica. El presidente quedó bien con los suyos y, de paso, funcionó su estrategia; sin dar su brazo a torcer quedó bien con los Estados Unidos. Lo del litio será el lunes y quedará nacionalizado con mayoría simple, que es lo que él quiere y que a nadie nos parece mal, siempre y cuando tengamos modo de explotarlo, porque si no, lo dejaremos enterrado o acudirán, aunque no quieran, a la iniciativa privada.

Medidas extremas: Suponga que usted tiene un ahorro de 1 mdp y el gobierno decide, ante la falta de fondos, quitar un cero a la moneda, su millón se vuelven 100 mp; supongamos que usted lo ve venir y cambia su dinero a dólares, obtendría 50 mil dólares. Si el peso está en 20, al quitarle un cero pasaría a valer 2 pesos, en teoría, solo en teoría y al cambiar sus dólares tendría 100 mp.

En otras palabras no hay escape, salvo que lo que se posea esté en bienes raíz o en otro tipo de inversión que proteja contra estas medidas extremas. Es solamente una especulación mía.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

  • Creado el
  • Visto: 294