Skip to main content

Los poderosos vecinos

La sociedad comercial más importante de todos los tiempos, realizada en la época de Carlos Salinas de Gortari, y recién renovada en tiempos de Peña Nieto, presidente y Andrés Manuel López Obrador, presidente electo, está por dejar atrás la oportunidad de dar el salto y de verdad lograr el crecimiento que necesita el país.

Ayer se cambió la fecha, sin avisar, por parte de la JUCOPO (Junta de Coordinación Política) para votar la reforma eléctrica que propone el presidente y la cambiaron porque los partidos de oposición estaban listos, unidos y dispuestos a frenar su avance.

El riesgo de esa reforma consiste en las demandas que nuestro país tendría (así, en infinitivo) que enfrentar al violar ese tratado histórico y beneficioso a todas luces para el país.

En el tratado original no había un acuerdo sobre el tema eléctrico, pero en las negociaciones de 2018, México, a través de Jesús Seade, representante del presidente electo, pidió introducir ese capítulo. Aquí, cabe preguntarse: ¿Para qué meter un capítulo que no estaba? Y si tenían planes de la reforma de marras, ¿para qué firmaron eso?

Ahora, pensemos que la reforma eléctrica no pasa, pero el gobierno cancela la renovación de concesiones y no otorga nuevos permisos para que particulares puedan producir energías limpias, resultará que no importa si pasa o no pasa.

La iniciativa privada está muy baja en la inversión que debería tener para contribuir al Producto Interno Bruto; anda por un 15 o 16% cuando debiera ser de 21% en adelante. Independientemente de las demandas, pérdidas, por supuesto, México seguirá sin la inversión privada necesaria tanto interna como externa. Lo anterior sería por falta de confianza en el gobierno.

Los tribunales sancionarán lo que corresponda, pero es de esperar que Estados Unidos se sensibilice, en espera de los dos años que le restan al presidente. El presidente quiere creer que ser anti Estados Unidos le dará más popularidad, pero los ciudadanos no somos tontos y sabemos de la enorme importancia que significa ese tratado comercial.

El gobierno le apuesta a que somos vecinos y que, solo por eso, les conviene invertir aquí, pero le falta entender la parte de irradiar confianza. Jugando al adivino: pensemos que si se salen con la suya y pasan la reforma eléctrica, sostengan precios bajos, con ello, pensarían en obtener ventajas para las elecciones venideras y hasta 2024, pero luego nadie detendría a Morena para seguir con esas políticas regresivas y que están empobreciendo más y más a la gente de menor economía, y lo más trágico es que son los que lo apoyan.

Terquedades

Recordemos que Donald Trump con una sola amenaza nos puso a golpear y detener emigrantes. ¿Biden no estaría dispuesto? ¿Es esa la apuesta? ¿A que está débil? ¿Y si vuelve Trump, qué pasaría con esa reforma y otras políticas populistas y pro socialistas? ¿De verdad pretendemos molestar (pensar en algo mayor sería una estupidez) al gigante?

Basta saber que producen 20 veces más que nosotros. Si AMLO cree que le va mejor con Trump, ya lo veremos, si es que vuelve. ¿Por qué los más perjudicados son los que apoyan al presidente? Es trágico y es, al mismo tiempo, natural. Cuando haces lo que una persona puede hacer, eso es lo que pasa. Bien decía mi abuela: “lo dado no ayuda”.

  • Creado el
  • Visto: 302