Skip to main content

La Sombra del Oro Verde: El Impacto del Cultivo de Aguacate en Pátzcuaro

El lago de Pátzcuaro en Michoacán, un emblema de belleza natural y diversidad ecológica, enfrenta una amenaza latente que pone en riesgo su existencia y la sustentabilidad de las comunidades aledañas. La proliferación de huertas de aguacate instaladas ilegalmente en sus riberas ha encendido las alarmas de autoridades y ambientalistas por el potencial daño ecológico y social que representan.

Según declaraciones de la diputada local del PRI, Samantha Flores Adame, en entrevista con El Sol de Morelia, la Fiscalía del Estado ha iniciado investigaciones sobre la instalación de estas huertas que, tras la tala de pinos y bosques, se han establecido sin los permisos correspondientes, exacerbando la crisis de sequía que ya afecta al lago. La explotación intensiva del aguacate, conocido como "oro verde" por su alto valor en el mercado internacional, demanda una cantidad astronómica de agua, superando los siete mil litros diarios por hectárea, equivalente al consumo de una pipa de agua.

Esta situación no solo agrava la sequía del lago, sino que pone en jaque el modo de vida de más de 300 familias que habitan en la Isla de Uranden y otras comunidades ribereñas, cuya economía depende mayormente de la pesca. La disminución del nivel de agua compromete tanto la actividad pesquera como el turismo, otro pilar económico de la región.

El Gobierno federal y estatal enfrentan un reto monumental, pues los esfuerzos y recursos destinados hasta ahora, incluida la compra de tres máquinas para la limpieza del lago, han resultado insuficientes ante la magnitud del problema. La contaminación del río Guani, que desemboca en Pátzcuaro, añade otra capa de complejidad a la problemática, evidenciando la necesidad de un enfoque integral para la recuperación y preservación del lago.

Además, conflictos por la apropiación de tierras secas en el lecho del lago han surgido, complicando aún más los esfuerzos de conservación. Autoridades locales han identificado áreas en disputa, donde incluso se han colocado barreras para reclamar propiedad sobre estos terrenos emergidos por la sequía, obstruyendo potencialmente la recuperación natural del espejo de agua.

La situación en Pátzcuaro es un claro ejemplo de cómo el desarrollo económico, desligado de prácticas sustentables y del respeto a las leyes ambientales, puede tener consecuencias devastadoras para el patrimonio natural y las comunidades que dependen de él. Mientras tanto, la comunidad espera acciones concretas y coordinadas que garanticen la preservación de este ícono nacional, ante la creciente demanda de aguacate y los retos climáticos del presente.

Créditos: Información basada en la cobertura de Guadalupe Martínez para El Sol de Morelia.

  • Creado el
  • Visto: 59