Skip to main content

Deuda de México crecerá al 48.8% del PIB en 2024: Previsiones de Hacienda inquietan a economistas

El gobierno mexicano, a través de la Subsecretaría de Hacienda y Crédito Público, estima que la deuda del país alcanzará el 48.8 % del Producto Interno Bruto (PIB) al cierre del 2024. Las proyecciones han generado preocupación entre economistas y analistas, que cuestionan la sostenibilidad de la deuda a mediano plazo y su impacto en las finanzas públicas.

Cifras preocupantes en el horizonte fiscal

Las cifras contrastan con la promesa del gobierno de reducir la deuda al 46 % del PIB. El subsecretario de Hacienda, Gabriel Yorio, justificó el crecimiento de la deuda debido a diversos factores, incluyendo la desaceleración de la economía, las presiones en el presupuesto de pensiones y el efecto de la inflación. Sin embargo, analistas financieros señalan que el aumento sostenido de la deuda podría limitar el margen de maniobra del país y hacer más vulnerable la economía mexicana ante shocks externos.

¿En riesgo la estabilidad económica a futuro?

La deuda excesiva puede representar dificultades para el país, afectando indicadores clave como el riesgo país y aumentando el costo de financiamiento a través de tasas de interés más altas para el gobierno. Esto impactaría negativamente en la inversión privada y dificultaría el acceso a préstamos internacionales.

Controversia entre el gobierno y el sector financiero

La política de austeridad impulsada por el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador ha generado críticas por parte de especialistas que abogan por el uso de deuda pública como motor del crecimiento económico, especialmente en tiempos de desaceleración. El gobierno, por su parte, defiende su cautela fiscal, advirtiendo sobre el riesgo de seguir el camino de países latinoamericanos que han contraído altos niveles de deuda y ahora sufren serias dificultades económicas.

¿Deuda manejable con crecimiento económico?

La clave, según algunos economistas, reside en que el crecimiento de la economía supere el ritmo de aumento de la deuda a largo plazo. Esto permitiría al país aumentar los ingresos tributarios y financiar los gastos públicos sin comprometer su solidez financiera. El desafío radica en reactivar la economía mexicana a través de políticas económicas que impulsen la productividad y atraigan mayores inversiones.

Créditos: Forbes México

  • Creado el
  • Visto: 423