@evidente  

Martes 19 de Noviembre del 2019

Clima: 19°C

-Ausencia vil de Corral con los LeBaron -Los empresarios aprietan a Corral -Dos duartistas hacia la Facultad de Derecho -Ahora Fermín con la alcaldesa... en evento de Corral

Es dramática la escena vivida en Las Moras, Sonora, durante el sepelio de los integrantes de la familia Langford, más todavía en un contexto de auténtico desdén y simulación de las autoridades estatales, y discurso mediático fácil de Alfonso Durazo, el Secretario de Seguridad Ciudadana, en medio de grandes lagunas de información y más contradicciones.

Sacó el gobierno federal la información del caso LeBaron-Langford de la rueda de prensa mañanera, tratando de cubrir al presidente López Obrador de una exposición y desgaste intermitente que suma casi un mes, y enviando a una conferencia cómoda y acotada a Durazo, Ebrard, el Secretario de Marina y un representante del Secretario de la Defensa, con sólo tres preguntas y la aclaración de que habrá información más adelante, porque la investigación está en curso.

JMAS

Dicha conferencia fue una feria de verdades a medias, apreciaciones sin información de la autoridad y muchas más interrogantes que causan indignación general, de manera particular en la comunidad mormona.

No es posible que en la cronología se ubique al ejército en la escena del crimen hasta las 20:00 horas con 15 minutos, cuando el primer ataque ocurrió a las 9:40, y un lapso después las autoridades tuvieron conocimiento de los hechos.

El desdén manifiesto y la falta de atención colocaron en grave riesgo a los niños sobrevivientes, que sufrieron 12 horas adicionales de terror sin resguardo alguno y heridos algunos de ellos, expuestos por la actitud indolente de la autoridad; sin despeinarse, al día siguiente, llegó en helicóptero en un viaje de hora y media proveniente de Hermosillo, el Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, sólo a tomarse la foto junto al Secretario de Marina, rodeados de personal militar, porque salieron corriendo casi inmediatamente.

La explicación de la terracería y malas condiciones de la carretera en los tramos de la zona sale sobrando y suena a insulto. Ese helicóptero era de urgencia necesaria un día antes.

La Guardia Nacional apareció también por la noche, con una ausencia completa de apoyo de las autoridades estatales, con un Corral escondido detrás de las redes sociales, igual que la gobernadora de Sonora, Claudia Pavlovich.

Es más, fue tanta la abulia del gobernador Corral, que el primer contacto de coordinación con Sonora y el gobierno federal para la atención del asunto, fue a través de videoconferencia. La cronología de los hechos jamás menciona para nada la intervención de la autoridad de Chihuahua. Ausencia vil.

 

***

Se organizaron los empresarios chihuahuenses a través de los líderes de las cámaras para ir a decirle burócrata al gobernador.

No lo hicieron literal, pero al buen entendedor, pocas palabras. Argumentaron que los recursos del Plan de Inversión nada más no fluyen.

Le pidieron agilidad en todos los procedimientos, tanto de asignación de las obras como de fluidez de los recursos requeridos, sin tanto burocratismo.

Que haya cuando menos reglas claras y flexibles, porque de otro modo, el proyecto se habrá de estancar, si se siguen poniendo trabas a cada momento, como comúnmente ocurre.

La cuestión es que no se observa cómo puede dársele agilidad, si la realidad es que no hay dinero. Está gobierno por contratar, si no es que ya lo hizo, un crédito de dos mil millones para cerrar el año.

No tiene para lo más indispensable, ¿tendrá dinero para cumplir con el plan de inversión? Por el momento, no lo creemos. Con todo respeto para la investidura del gobernador, pero su discurso es de patrañas.

Se tardó en ocurrir lo anunciado. Que el plan de inversión pregonado con bombo y platillo, y gran fiesta general del nuevo amanecer, sólo era eso, un buen y extraordinario plan.

Tuvieron que organizarse los empresarios para ir y decírselo al mismo gobernador, que como solución inmediata y expedita ordenó crear comisiones para darle seguimiento.

Bien dicen que cuando no quieres que se haga algo, crea una comisión para ello. Es el mejor remedio para que jamás ocurra.

 

***

En la Facultad de Derecho está por salir humo blanco. Sólo es cuestión de días para que haya una decisión definitiva del nuevo director.

Será muy interesante la decisión que tome el Consejo Universitario, porque dos de los contendientes están identificados con el régimen de César Duarte.

Fernando Mendoza fue Secretario del Tribunal Superior de Justicia, cuando se encontraba precisamente a espaldas de Rectoría, y Luis Rivera Campos fue titular del Instituto Chihuahuense del Deporte y la Juventud.

No son cargos de primer nivel, pero demuestran la cercanía con el anterior régimen de gobierno. La nómina en dichos encargos era muy interesante.

El tercero en discordia, Octavio Carrete se mantuvo en el ámbito docente. Ya había intentado ser director, pero jamás tuvo el apoyo y la venia del gobernador Duarte.

Tuvo como refugio el área de posgrado de la misma Facultad de Derecho, de donde apenas asomó la cabeza, porque estuvo dedicado a la academia.

Esos son los perfiles que deberá revisar el Consejo Universitario en próximos tiempos.

 

***

Dijimos que valía la pena echarse un clavado en la declaración patrimonial de dos funcionarios de la administración estatal. Uno de ellos es Ana Luisa Herrera, hija del extinto notario Armando Herrera Acosta, hombre de profundo compromiso panista, ex presidente -único presidente- del también extinto Consejo Estatal Electoral.

Hay un BMW de modelo atrasado -2012- a crédito por un monto de 570 mil pesos. Pocos son los funcionarios de primer nivel que se pueden preciar de conducir una joya como ésta.

Hay también una propiedad bastante interesante obtenida a través de una donación, con valor de más de tres millones de pesos. De las cuentas bancarias mejor ni hablamos. Hay una liquidez interesante.

Es una declaración patrimonial bastante “fifi”, escrutinio al cual pocos de sus compañeros de gabinete quisieron exponerse, situación que seguramente le ocultaron desde la Función Pública.

 

***

Sentado a un lado de la alcaldesa suplente Catalina Bustillos, el casi priista o casi expriista Fermín Ordóñez sorprendió otra vez en un evento de Javier Corral.

Con la cara de sueño igual que muchos de los asistentes, el exdirigente del PRI Municipal se aventó los aburridos discursos del “Festival reivindicando lo público desde lo local”, organizado por la Sindicatura de la capital, el Gobierno del Estado y la Universidad Autónoma de Chihuahua.

Su interés de estar junto al gobernador debe haber sido mucho para aguantarse los somníferos que representan las falacias de la transparencia y el combate a la corrupción en Chihuahua, así como todo el “bla-bla-blá” que hay alrededor de esos temas, que se pretenden hacer pasar como resultados de un trabajo inexistente, fantasioso.

Ordóñez Arana hizo el intento de acercarse a Corral Jurado. No pudo. Pero en los círculos estatales dicen que no es el primero y seguramente no será el último intento por encontrarse con el mandatario estatal.

Quién sabe qué tenga que decirle al gobernador. Por ahora se debió conformar con intercambiar unas cuantas palabras con la regidora de Morena que la panista María Eugenia Campos dejó de suplente.

Desde que dejó el PRI, Ordóñez se ha dedicado a esparcir la idea de que será candidato independiente a la Presidencia Municipal.

Se ha reunido con algunos empresarios locales e incluso fue público su encuentro medio privado con el coahuilense Alejandro “La Coneja” Gutiérrez, el que se le escapó de la conejera a Corral, precisamente.

De ahí que desconcierte a panistas y priistas el interés mostrado de Fermín por llamar la atención del mandatario estatal.

Facebook

Twitter