@evidente  

Martes 15 de Octubre del 2019

Clima: 20°C

-Roban de dos en dos pesos y acumulan millones -Escasez de 50 por ciento en medicamentos -Leen magistrados carta de Lucha a piedra y lodo -Achacan a Visconti a la morenista azulada

Son miles y tal vez millones de pesos los que se está quedando por mes la red de pago automático de la ruta troncal del transporte semi-masivo, desde hace no sabemos cuánto tiempo, dinero que es de los usuarios del servicio y que es retenido indebidamente por las máquinas del denominado Bowi.

El recibo cuya imagen le mostramos en nuestra edición digital muestra una leyenda ERROR: Error de grabación, y nada más.

JMAS

El ciudadano introduce monedas en la máquina y ésta se traga los dos, tres o cinco pesos. Lo que sea lo devora, y sólo pide para aclaraciones acudir a los módulos.

La cuenta asociada a la tarjeta no recibe el depósito. Detecta el error pero no devuelve el monto ingresado, que probablemente es lo que debería hacer.

Este recibo que le mostramos es por dos pesos. Es de un estudiante. Dos pesos por usuario al día son 600 mil pesos, pensando en 300 mil usuarios.

Pero si es la mitad, aún la cantidad es de escándalo, porque al mes son varios millones. Ayer hubo especialmente crisis por la falla sistemática.

Esos ciudadanos prefieren resolver su problema en lugar de ir a pelearse por dos pesos. Usted y nosotros nos preguntamos ¿Qué está pasando con esa cantidad de recursos?, ingreso indebido provocado por una falla “inocente” de sistema.

No hemos sabido que esos remanentes sean reintegrados. Simplemente tendrán una solución contable.

O un fin más práctico, como es un excedente, podría estar quedando en algunos bolsillos. No queremos pensar en eso, porque sabemos que hay un control del dinero que se extrae de las máquinas, incluso con uso de seguridad privada.

El problema subsiste en tarjetas verdes y blancas. No es exclusivo de alguna de ellas, fallo que debe ser sin duda resuelto a la brevedad.

 

***

En relación con el tema del transporte son cada vez más insistentes las quejas en el servicio prestado por las alimentadoras en las colonias del Norte, particularmente en las Villas del Norte y Villas del Real.

Hay menos camiones que circulan por esa ruta. Nos dicen que son apenas unos cuantos, que hacen el recorrido como les da la gana.

Las unidades de vigilancia del transporte y sus inspectores hacen oídos sordos a las quejas y señalamientos de los usuarios.

Resulta que los camiones tienen una ruta establecida, pero les vale un cacahuate. Lo mismo entran por una colonia que por otra.

Los usuarios, decenas de miles en el caso de estas colonias, no saben qué hacer ni a quién acudir para resolver este problema de organización, que se agudiza por las unidades chatarras con que se presta el transporte.

Mientras esto ocurre, el responsable del área, Joel Gallegos, alegre en el grito de independencia. Fue uno de los invitados, de aquellos privilegiados fifís que pudieron presentarse a la fiesta del remojado patio central de Palacio.

 

***

No es únicamente el medicamento de la rickettsia la grave falla que tiene el sistema de salud estatal en materia de abasto.

Es generalizado el problema que tienen los médicos y enfermeras para realizar su trabajo en las unidades hospitalarias de la entidad.

La imagen en nuestra versión digital habla de una escasez de medicamentos casi en 50 por ciento. Es uno de los reportes del tercer trimestre del 2018.

Nos dicen que los números siguen igual y en algunas unidades están muy por debajo de ese estándar mediocre de surtimiento.

Pero tiene razón el Secretario de Salud, Jesús Enrique Grajeda, la rickettsia es una enfermedad terrible que debe ser combatida.

El colmo es que los médicos y el personal no están preparados para ello.

Eso es lo que fue a decir a la última reunión del Consejo Nacional de Salud celebrada en la bella ciudad colonial de Querétaro.

Una situación que indudablemente es grave, muy delicada, porque la enfermedad necesita una detección clínica inmediata, de lo contrario provoca la pérdida de miembros e incluso la muerte.

Una detección asertiva para ser resolutivos en su combate es posible pero si no hay médicos y enfermeras preparados para ello y la confunden con una simple gripe estamos en problemas.

 

***

Mucho después de que el gobernador confirmó la salida de Luz Estela Castro del Consejo de la Judicatura Estatal, finalmente el órgano decidió hacerlo oficial.

A piedra y lodo, los consejeros seguramente dieron lectura a la carta enviada por la Consejera en la cual renuncia por motivos de salud.

Tuvieron hacia ella -en ausencia, según sabemos- palabras de aliento y solidaridad, aun y cuando algunos de ellos tuvieron auténticos y duros enfrentamientos con la consejera.

No es novedad que por lo avanzado del problema de salud que enfrenta, cada día eran muy notorias y constantes sus ausencias. No podía con el cargo, pero el asunto se mantuvo en la secrecía gracias a la discreción de sus gentes cercanas.

Luego vinieron las vacaciones obligadas y finalmente tocar base con el gobernador, a quien le debía la distinción del puesto, desde donde operó en beneficio de los intereses de palacio.

Lo del consejero ciudadano es una adecuada campaña de mercadotecnia. Su lugar era el del consejero propuesto por el gobernador, como lo será el que sigue.

Pero ayer el Consejo cerró capítulo. Se ordenó notificar al jefe del Ejecutivo de la renuncia, mera formalidad, porque desde palacio se toman las decisiones.

Aún ayer en la página del Consejo aparece el nombre de Luz Estela Castro. En el tablero de avisos no hay señal alguna de transparencia y rendición de cuentas. Las decisiones siguen siendo tomadas en lo oscurito y sin conocimiento de la comunidad chihuahuense.

 

***

Hace unos días se hizo pública la denuncia formal contra una neomorenista proveniente de las filas panistas, Nancy Valerio, acusada de robarse 20 mil pesos de unos apoyos enviados desde la Ciudad de México.

Aunque todos los grupos ahora niegan su relación con ella, lo cierto es que se coló a Morena gracias al titular de la Delegación de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, Juan Pablo Delgado.

Al funcionario de la 4T le vendió espejitos como joyas para operar a su favor, pero muy pronto la verborrea de la exmilitante albiazul lo cansó.

De ahí Valerio pasó a las filas de Ernesto Visconti, quien supuestamente es candidato a la dirigencia estatal de Morena. Es el que queja todos los días de que no lo dejan llegar y que hay mucha corrupción en el partido, sin aportar datos o evidencia concreta de sus dichos.

Valerio es experta en dividir y de ahí que sospechen los morenistas que Visconti se quiere dar un balazo en el pie o de plano sí existe un ala azul en Morena para desestabilizar el proceso interno de renovación de dirigencias del partido.

Para colmo, el ingenuo funcionario morenista Juan Pablo Delgado -aquel sobre el que se hizo un escándalo porque le balearon su vehículo- es de los que pretenden el regreso a las filas morenistas de quienes se han aliado del gobierno azulado para lograr vivir del presupuesto.

Eso fortalece las conexiones en niveles bajos, medios y altos de militantes interesados en el proceso interno del partido y quienes desde afuera pretenden incidir.

Así que este caso, en el que existe un señalamiento legal y formal contra una “troyana” proveniente del albiazul, podría derivar en acusaciones de más peso hacia uno de los aspirantes que se empeña en enrarecer el ambiente interno, como si los morenos necesitaran ayuda para eso.

Facebook

Twitter