@evidente  

Sábado 21 de Septiembre del 2019

Clima: 20°C

-Corre el rumor de que el doctor Godínez volverá -Un rescoldito del informe de Maru -‘Hay cabida en la foto para los traidores’ -Con todo y aguacero “El Caballo” se lució -Volverá a gobernar después del balazo

Tras el informe de Alen Muñoz Loya como presidente municipal de Gómez Farías, comenzó a correr la versión de que en unas semanas regresará el doctor Blas Godínez a gobernar el pueblo que lo eligió como alcalde.

JMAS

Fue hace un año cuando Godínez fue atacado en su consultorio particular, donde estaba reunido con sus colaboradores la noche previa a la ceremonia en la que asumiría el cargo de Presidente Municipal.

Estaba más que listo para jurar cuando lo sorprendió un solitario sujeto que se hizo pasar por enfermo para lograr una consulta con el joven médico.

A quemarropa le disparó en la cabeza e increíblemente hoy Godínez aún vive para contarlo.

Debió entrarle Muñoz Loya al quite en tan inesperado escenario, en tan inestable comunidad situada en medio de la guerra de cárteles e inexistentes autoridades municipales, estatales y federales.

Cumplió un año al frente del municipio con relativa estabilidad política, no así en materia de seguridad.

Y con todo -tras el informe de ley que reunió a los impulsores del grupo de Godínez, liderazgos regionales de Morena, Encuentro Social y el Partido del Trabajo- prendió la versión de que el médico Blas, hijo del otro doctor del mismo nombre que fue desaparecido en noviembre de 2017, sólo espera avanzar más en su recuperación para regresar.

El balazo que recibió le afectó en la vista, el oído, el habla, la motricidad gruesa y fina. Pero su familia, protegida por la Policía Federal y resguardada en la capital del estado desde hace un año, le ha ayudado a recuperarse, a tal grado de que el inquieto médico metido a político ya se siente con fuerzas de nuevo.

 

***

Es un rescoldo del informe de Maru Campos y que tiene que ver con esas heridas que dejan huella y no sanan tan rápidamente.

Las apariencias sin duda engañan. Fue Marko Cortés, el dirigente nacional panista, congruente con su apellido en el trato con el gobernador Corral en su última visita a Chihuahua.

Se vieron en el mencionado informe. Sin embargo, no se olvida la rispidez de aquellas acciones directas realizadas por el titular del Ejecutivo, metido de lleno en la campaña de Manuel Gómez Morín en la contienda por la dirigencia nacional del PAN.

Fue Corral un activo impulsor contra Cortés hacia dentro y fuera del PAN; no fueron pocas las veces que hizo críticas agrias contra el partido en dicha campaña y aún en la actualidad.

Nos recuerdan dos momentos imprudentes del titular del Ejecutivo, que deja a un lado cualquier respeto de carácter institucional.

En la toma de protesta de la alcaldesa de Chihuahua, allá en octubre del 2018, en pleno discurso, cuando Cortés y Gómez Morín estaban a la busca del triunfo, Corral se refirió al fundador del PAN.

Quiso componer el dislate oratorio señalando a Manuel Gómez Morín como un hombre universal, pero el daño ya se había cometido.

La incomodidad generada fue evidente. Era Cortés invitado personal de la presidenta municipal.

Luego en la votación, donde finalmente Marko Cortés barrió a Gómez Morín, el famoso tuit de Corral donde aparece mostrando la boleta con su marca muy clara y unos comentarios induciendo el sufragio a favor de su gallo.

“El día de hoy en #CdJuarez, emití mi voto a favor de #GómezMorinPresidente”. Era la 1 de la tarde del 11 de noviembre. Evidentemente buscaba influir en la votación.
Algunos cibernautas se lo reclamaron abiertamente.

Por ello ahora, hace unos días, cuando Marko felicita en sus redes sociales a Maru Campos por su informe, el primero después de la reelección, ni un comentario de Corral.

Fueron puras flores para la presidenta municipal y su forma de gobernar. Del jefe del Ejecutivo ni por error hubo mención en dicho tuit.

 

***

La reunión fue estos días y tuvo como objetivo, según se divulgó, lograr un acercamiento acerca de la implementación de programas federales, para que fueran del conocimiento, de primera mano, de los diputados en el Congreso local por parte de Morena.

Se observa en la imagen a la mayoría de los legisladores, incluyendo a Ana Carmen Estrada, la legisladora que abiertamente retó y desobedeció a la dirigencia local del partido y a la misma coordinación parlamentaria.

Ella aceptó un cargo dentro de la mesa directiva encabezada por René Frías, de Partido Nueva Alianza, convirtiéndose en una piedra en el zapato que legitima la directiva frente a las controversias jurídicas interpuestas por su partido y la fracción parlamentaria.

Esa es la gravedad de su actuación. No sólo desobedece las instrucciones partidistas, sino que con su aceptación a participar en la directiva otorga un voto de confianza que pudiera tener efectos jurídicos al momento de resolverse el recurso.

Es obvio que el tema fue tratado en la reunión y también es evidente que ella sigue siendo parte de la fracción parlamentaria de Morena.

Las sonrisas esconden un conflicto que se encuentra a flor de piel, entre quienes hacen el juego al Ejecutivo estatal, para que conserve el control del Poder Legislativo, y quienes asumen una posición de respeto a los intereses de Morena y la Cuarta Transformación.

Por ello no es gratuita la afirmación de que en la foto también hay cabida para los traidores, como se muestra en la imagen que le mostramos en nuestra edición digital. Crítica severa a los legisladores morenistas, especialmente al delegado de programas federales, a quien Yeidckol Polevnsky ve muy cerca de Corral.

La aguda dirigente nacional de Morena, acompañada de Martín Chaparro, el líder estatal, no podía dejarlo ileso en su visita relámpago por Chihuahua y particularmente Cuauhtémoc.

 

***

El informe de Alfredo Lozoya en Parral con motivo de su primer año de gobierno después de la reelección fue creativo a más a no poder.

Podrán decirse muchas cosas del evento: que le falló la transmisión del internet, que se veía todo muy armado como show, que sufrió para moverse en el escenario, etcétera.

Pero lo cierto es que con su estilo rompió con el cartabón de un monólogo. Fueron los ciudadanos a capela quienes uno a uno fueron mostrando los avances, elogios y logros de la administración municipal, con el agregado obligado de Lozoya.

Se mostraron enlaces en vivo tomados con dron para la inauguración de obra que se transmitió en pantallas, en un auditorio al aire libre que se llenó a reventar.

Y por último, el dios Tláloc que dejó caer toda su humanidad sobre el centro de la ciudad de Parral precisa y curiosamente cuando el gobernador empezó a hablar.

Se echó su discurso a la bolsa y únicamente alcanzó a comprometer su apoyo para que el caballo -dijo textual- continué relinchando.

Luego corrió como no lo había hecho hace tiempo, ni siquiera por la mañana de ese domingo.

 

***

El problema existente por la asignación de las plazas del magisterio, otorgadas de manera caprichosa y con evidente favoritismo, es muy fácil de resolver.

Simplemente haciendo públicos los resultados de los exámenes presentados y ofrecer la revisión de los mismos a los inconformes.

Pero eso es lo que se quiere evitar. Hay que mantener dentro del escritorio el resultado porque es evidente la manipulación, según nos dicen.

Fue muy burdo tomar bloques de calificaciones bajas y orientarlas a las principales ciudades del Estado.

Del resto Gobierno Estatal se quiere lavar las manos, en una responsabilidad en la cual está involucrado mediante el organismo descentralizado Servicios Educativos.
Contrario a ello, optan por la represión mediante los policías estatales.

Facebook

Twitter