@evidente  

Sábado 23 de Enero del 2021

Clima: 8°C

FRONTERAS CERRADAS DEJA ESTRAGOS SOCIOECONÓMICOS

Durará al menos 11 meses.

El Paso.- A poco de que se cumplan 10 meses del acuerdo entre México y Estados Unidos de restringir el cruce del tráfico no esencial, los estragos sociales, económicos y familiares siguen incrementándose en la relación de urbes fronterizas, como El Paso y Ciudad Juárez.

La nueva extensión a febrero 21 causará que el cierre se mantenga por 11 meses, tras el acuerdo de los Gobiernos de los dos países. Sin embargo, la posibilidad de que el bloqueo se extienda a un año o más no se descarta e impactaría a miles en esta región.

“Tengo todo este tiempo sin poder ir a ver a mi mamá”, dijo Saraí Zubía, quien tiene a su madre en una casa de cuidado en El Paso. “Mi hermana vive en El Paso y yo en Juárez, mi mamá tenía poco en el centro por su enfermedad. Antes de esto, yo la frecuentaba por lo menos 2 veces por semana. Pero desde que cerraron la frontera para las personas con visa, no he podido por lo menos verla, y luego pues menos con las restricciones que tienen por el Covid”, dijo.

Este martes, tras el anuncio hecho por la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de México de la extensión por 30 días a las restricciones de cruces no esenciales en la frontera, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) confirmó la noticia.

Para continuar evitando la propagación de Covid, Estados Unidos, México y Canadá extenderán las restricciones a los viajes no esenciales hasta el 21 de febrero, declaró el DHS mediante un tuit.

“Estamos trabajando en estrecha colaboración con México y Canadá para mantener abiertos el comercio, los viajes esenciales y al mismo tiempo proteger a nuestros ciudadanos del virus”, añade la agencia.

Este es la décima extensión dada a conocer en acuerdo por las tres entidades. Desde marzo del 2020, los cruces fronterizos vía terrestre han estado cesados para tráfico no esencial, que incluye actividades sociales, culturales o relacionadas con el turismo sin fines médicos.

La SRE informó el lunes que, debido al desarrollo de la propagación de Covid-19 y a que diversas entidades federativas se encuentran en color naranja del Semáforo Epidemiológico, México planteó a Estados Unidos la extensión, por un mes más, de las restricciones al tránsito terrestre no esencial en su frontera común.

Pese a los rumores de que estas restricciones continúen hasta junio del 2021, ambos gobiernos sólo han destacado la última con expiración al 21 de febrero.

“Ya casi es un año desde que no podemos ir a comprar personalmente los insumos para el puesto, pero pues ni modo, a seguir pidiendo favores”, compartió con El Diario de El Paso, Janet García, propietaria de un puestecito de antojitos en Juárez.

“Allá mando a comprar las sodas de lata, los ‘powerades’ y unos jugos que vendemos. Mi sobrina es la que nos hace el favor, pero sí es muy desesperante porque comprábamos otras cosas, que ahora pues, cómo”, dijo.

Preocupa acaparamiento médico

Aunque los contagios por Covid-19 en esta región han estado muy por debajo de los registrados antes del inicio de las festividades de fin de año, ahora lo que concierne a las autoridades estadounidenses es la saturación hospitalaria y ahora, posiblemente el de vacunación contra el virus.

El Paso cuenta con más de 33 mil personas vacunadas por lo menos con una dosis contra el Covid-19, mientras que, en la vecina ciudad, las vacunas están apenas por llegar.

En mayo, autoridades de la administración de Donald Trump habían dado a conocer que el plan de la extensión en las restricciones fronterizas impuestas sería de manera indefinida, con el objetivo de detener la propagación del coronavirus y reforzar sus medidas con fundamento en las amplias facultades de salud pública.

Al momento de que se levante la restricción en los cruces internacionales, muchas de las personas que cuentan con alguna enfermedad o que tienen síntomas, verán la posibilidad de poder atenderse en un hospital local.

A nivel nacional, organizaciones civiles han manifestado que la restricción en los cruces internacionales no cuenta con la intención de detener el virus, sino detener la migración y la seguridad que se interponen en la atención médica en los Estados Unidos.

“Esta prohibición nunca fue por la pandemia, nunca se trató de la salud pública”, declaró anteriormente Charanya Krishnaswami, directora en las Américas de Amnistía Internacional. “Como lo dejan en claro las noticias de hoy, el gobierno de Trump está usando el Covid-19 para imponer las políticas que quería implementar desde su primer día en el poder: cerrar las fronteras a las personas que buscan seguridad”, dijo.

Fuente: ElDiario.mx

bannerPie noticiasTrending